Días 25, 26, 27, 28 y 29.

Los últimos días de la semana significaron transitar el cierre de actividades con cada uno de los docentes con quienes trabajaron los alumnos. Escritos finales, presentaciones y la organización del cierre del Proyecto Vocacional con Esteban, tuvieron ocupados a los chicos gran parte de las tardes que se alternaron con la actividad deportiva.

El miércoles se realizó la despedida de los alumnos con los profesores de American Culture y de Arts. A la noche Shannell nos deleitó con una clase de ritmos latinos que los chicos y los grandes disfrutamos mucho. El jueves nos visitó un exalumno de San Román, Francisco Quintana, que conversó con los chicos sobre su tarea dedicada a la investigación de enfermedades autoinmunes en Harvard Medical School y en el Broad Institute of MIT and Harvard  Cambridge. La charla fue muy íntima y Francisco fue muy generoso y sencillo para lograr el acercamiento que los adolescentes requieren, en especial, cuando se ponen en juego temas sensibles a muchos de ellos. Por la noche celebramos el cumpleaños de Sofía Piccardo.

El viernes se realizó el cierre del Proyecto Vocacional que los chicos realizaron guiados por Esteban. La calidez y  calidad profesional del profesor acompañaron a los alumnos en un recorrido interior que deberá continuar. Por la noche, lo esperado: el concierto de Coldplay en el Gillette Stadium de Boston. Hacia allí partimos temprano, ansiosos de compartir ese momento tan especial. Disfrutamos cantando de un espectáculo de luz y sonido increíble.

Así comenzamos a despedirnos de esta experiencia. La nostalgia fue apareciendo a medida que hacíamos las últimas recorridas en  los espacios de Campus. El sábado hicimos una visita al Mashantucket Piquot Museum, donde se recrea la vida en las reservas de pueblos originarios de la zona y luego nos dedicamos a hacer las últimas compras.

El domingo y luego de compartir la Eucaristía, se realizó la ceremonia de entrega de Certificados de Estudios  a los alumnos. Con un ameno almuerzo de despedida hicimos las fotos finales para dedicarnos, luego, a preparar la partida.

La experiencia vivida por nuestros chicos ha sido inolvidable. Ellos han sabido cómo compartir, cómo trabajar y como demostrarnos a todos la calidad de alumnos formados en la Asunción.  Damos gracias a Dios y a la Virgen por el camino recorrido.